Seleccionar página

La variedad de uva autóctona de La Rioja y cepa española por excelencia, de la cual surgen lo vinos más representativos del panorama vitivinícola.

El Tempranillo es la variedad más característica de la Denominación de Origen Calificada Rioja y ocupa más del 75% de la superficie total de cultivo .

Las uvas Tempranillo tienen una piel gruesa, de color negro azulado y los racimos son grandes y compactos. Necesitan de condiciones climáticas específicas (zonas con largas horas de sol y temperaturas nocturnas bajas ) y también tienden a ser sensibles a plagas y enfermedades por lo que demandan un cuidado constante de los viticultores. Se la distingue además por tener un ciclo corto de maduración por lo que son las primeras en ser vendimiadas.

Los vinos producidos con Tempranillo son finos y sedosos en boca, con mucha intensidad de color y aromas a fruta roja madura. Se pueden consumir jóvenes aunque gran cantidad son destinados a envejecimiento en barrica ya que esta variedad mejora con la crianza proporcionando vinos equilibrados en alcohol y acidez .

En la DOCa Rioja también podemos encontrar una variedad de uva blanca muy especial, el Tempranillo Blanco, variedad única en el mundo que se descubrió en 1988 en Murillo Del Río Leza y que es una mutación genética natural de una cepa de Tempranillo Tinto.

Con esta variedad se elaboran excelentes vinos, equilibrados y con intensos aromas frutales además de gran estructura.